We have updated our Privacy Policy to provide you a better online experience.
Review


Discípulos: ¿Estamos desarrollando seguidores totalmente devotos a Cristo?

 

Evaluación: ¿A quién estás discipulando actualmente?

Perspectivas e ideas

Al final del evangelio de Mateo, Jesús les presentó a sus discípulos el máximo desafío: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo» (Mateo 28:18-20, nvi).

Hacer discípulos, es más fácil decirlo que hacerlo. Cuando se trata de hacer discípulos, hay una suposición común que hacemos en las iglesias: actividad + asistencia = crecimiento. Suponemos que si armamos una actividad y viene mucha gente, significa que estamos generando un crecimiento espiritual saludable. En otras palabras, se supone que deberíamos estar haciendo discípulos.

Desafortunadamente, esto no es necesariamente verdad. Solo porque la gente viene no significa que están siendo capacitados para crecer. Entonces, ¿cómo mide uno la salud de los esfuerzos que se hacen para formar discípulos?

Considera estas tres cualidades:

1. La formación eficaz de discípulos se basa en las relaciones. ¿Los esfuerzos que haces para formar discípulos están basados en las relaciones o en los programas? Aunque los programas no son malos, debemos asegurarnos de que nuestros programas, en su diseño, estén fundamentados en las relaciones. Después de todo, nuestro llamado es a hacer discípulos, no programas. Evalúa tu estrategia principal para el discipulado y determina que tipo de oportunidades hay para la interacción relacional, el debate espiritual, la oración colectiva y el culto unido. ¿Cómo puede elevar la temperatura espiritual del grupo, la rendición de cuentas, profundizar una dinámica para el entrenamiento y tener mentores?

2. La formación eficaz de discípulos forma hábitos. El verdadero discipulado debería formarhábitos saludables en los discípulos. Una buena estrategia de discipulado debería llevar a los discípulos a cultivar disciplinas espirituales con regularidad así como la oración, el estudio de la Biblia, la adoración, el ayuno, dar, servir y compartir su fe. Hazte dos preguntas: ¿Son estos hábitos parte de nuestras conversaciones espirituales con los miembros del grupo, voluntarios y líderes? ¿Equipamos a nuestros discípulos con las herramientas que necesitan para cultivar esos hábitos? La mayoría de la gente tiene el deseo; pero no saben adónde empezar.

3. La formación eficaz de discípulos produce fruto. Por último, debería haber un fruto visible en la vida de los discípulos. ¿Ves que la gente se asemeja más a Jesús? Entiendo que esto a veces puede ser un poco subjetivo y que es imposible mirar dentro del corazón de la persona. Pero en la mayoría de los casos, el fruto revela la raíz.

Reflexión y debate

1. ¿Cuáles fueron las estrategias más eficaces que te han ayudado a crecer como discípulo de Jesús?
2. ¿Cómo se fundamentan las relaciones, se forman los hábitos y dan fruto las estrategias de discipulado en nuestra iglesia?
3. ¿Estamos verdaderamente formando discípulos? ¿Cómo?

Aplicación

Dedica tiempo a evaluar la salud actual de tus estrategias para el discipulado. ¿Qué cambios necesitan hacer para asegurarse que estas estén más fundamentadas en las relaciones, la formación de hábitos y dar fruto? Elabore un plan, haga los ajustes y comience a monitorear su progreso.


«Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan y hagan «discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo» (Mateo 28:18-20, nvi).

Cuando se trata de hacer discípulos, hay una suposición común que hacemos en las iglesias: actividad + asistencia = crecimiento.

Cómo medir la salud de los esfuerzos que se hacen para formar discípulos:

1. La formación eficaz de discípulos se basa en las ____________________. ¿Los esfuerzos que haces para formar discípulos están basados en las relaciones o en los programas? Aunque los programas no son malos, debemos asegurarnos
de que nuestros programas, en su diseño, estén fundamentados en las relaciones.

2. La formación eficaz de discípulos forma _________________. El verdadero discipulado debería formar hábitos saludables en los discípulos así como la oración, el estudio de la Biblia, la adoración, el ayuno, dar, servir y compartir su fe.

3. La formación eficaz de discípulos produce ________________. ¿Ves que la gente se asemeja más a Jesús? ¿Es evidente el fruto del Espíritu en su vida? ¿Qué evidencia ves del crecimiento de ellos?

Aplicación

Toma tiempo para evaluar la salud actual de tus estrategias para el discipulado. ¿Qué cambios necesitan hacer para asegurarse que estas estén más fundamentadas en las relaciones, la formación de hábitos y dar fruto? Elabore un plan, haga los ajustes y comience a monitorear su progreso.