DEVOCIONAL PARA NIÑOS:

DÍA 14 - LA ENSEÑANZA DE JESÚS

 

LECTURA: Juan 7:14-24

ENSEÑANZA:

El pueblo judío se reunía en Jerusalén varias veces al año para celebraciones religiosas especiales. Esta historia tiene lugar durante una de esas fiestas: la fiesta de las cabinas o los tabernáculos. La fiesta de las cabinas era un tiempo para recordar la fidelidad de Dios a su pueblo durante sus andanzas por el desierto. Cuando la gente escuchó a Jesús enseñando, se sorprendieron porque sabían que no había recibido ningún entrenamiento formal para ser Rabino (maestro). Jesús aprovechó la oportunidad para explicar cómo su enseñanza era diferente de la enseñanza de los demás. Señaló tres diferencias principales.

1) Fue enviado por Dios con un mensaje. No estaba inventando su propio mensaje o enseñando sus propias opiniones. Lo que Jesús enseñó fue la revelación directa del corazón de Dios a su pueblo.

2) Su enseñanza requiere una respuesta. Dijo que sólo aquellos que deseen HACER la voluntad de Dios podrán entender y recibir sus enseñanzas correctamente. No buscaba simplemente llenar las cabezas de la multitud con más información. ¡Los estaba llamando a la acción!

3) Se podía confiar en la verdad de su enseñanza porque la motivación de su corazón no era egoísta. No estaba hablando por su propia gloria y fama, sino por la gloria de Dios Padre.

Preguntas para meditar:

NIÑOS PEQUEÑOS/PRE-K:

• En esta historia, ¿qué celebraba el pueblo judío durante la fiesta de los tabernáculos?

• ¿A quién nos envió Dios con un mensaje?

NIÑOS:

• ¿De qué se trataba la Fiesta de los tabernáculos?

• ¿Por qué la multitud se sorprendió por la enseñanza de Jesús?

• ¿Cuál es una manera en que la enseñanza de Jesús fue diferente a las otras?

ORACIÓN:

Dios,

Gracias porque Jesús vino a enseñarnos la verdad. Gracias porque cuando sabemos la verdad, puede liberarnos. Gracias porque Jesús es verdad y al conocerlo experimentamos una verdadera libertad. Ayúdame a ser un estudiante bueno y un alumno receptivo. Ayúdame a apreciar el conocimiento. Ayúdame en tu gracia y por tu Espíritu a ir más allá del conocimiento a la acción. Muéstrame cualquier área de mi vida donde viva para mi propia gloria y ayúdame a darte toda la gloria. En el nombre de Jesús, amén.