DÍA 33 - JESÚS EXPLICA EL ODIO

LECTURA: Juan 15:18-25 

ENSEÑANZA: 

Odio es una palabra fuerte. Si eres un niño, es probable que un padre te haya dicho que no digas que odias algo o alguien porque esa palabra tiene mucho poder, el poder de lastimar a otros. En este pasaje, Jesús explica que no debemos sorprendernos cuando el mundo odia a las personas que aman y siguen a Jesús. Cuando Jesús habla del "mundo", habla de los valores, prioridades y deseos de un sistema rebelde malvado. Jesús no dice que toda persona en el mundo que no sea cristiana deba o vaya a odiarte. Los cristianos deberían tener grandes amigos que no crean lo mismo que ellos. Cuando usamos nuestra creencia como arma para hacer que otros nos odien, no tenemos el corazón de Jesús. A menudo lo encontraron en compañía de aquellos lejos de Dios. Jesús sabía cómo amar a personas diferentes a él mientras también vivía una vida que los invitaba a algo mejor. El objetivo no debe ser odiado, pero Jesús dijo que sucederá. ¿Por qué? 

Todo corazón humano quiere gobernarse a sí mismo, ser su propio rey. Está en nuestra naturaleza rebelarnos; no queremos que alguien más nos diga cómo debemos vivir o establezca las reglas para nosotros. Y Jesús vino no sólo para ser nuestro amigo y nuestro salvador, sino también para ser nuestro Señor y nuestro rey. Sin experimentar la bondad y la gracia de Dios, siempre odiaremos la idea de Jesús como rey. Y las personas que odian a Jesús como rey a menudo odiarán a su pueblo. 

Lo sorprendente es que Jesús dio su vida por las personas que lo odiaban. Incluso rezó por las mismas personas que lo crucificaron. Y deberíamos hacer lo mismo: orar por aquellos que nos odian. No vencer al odio con odio. Superar el mal con el bien. 

Preguntas Para Meditar: 

NIÑOS PEQUEÑOS/PRE-K: 

• ¿Qué palabra poderosa aprendimos hoy? 

• ¿Cómo respondió Jesús a las personas que lo lastimaron? 

NIÑOS: 

• ¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo que el mundo odiaría a sus seguidores? 

• ¿Por qué a la gente no le gusta la idea de Jesús como rey? 

• ¿Cómo respondió Jesús a las personas que lo odiaban y lo lastimaban? 

ORACIÓN: 

Dios, gracias porque no nos odias. Gracias que nos amas. Y gracias porque incluso cuando te odiamos, no renunciaste a amarnos. La Biblia dice que mientras aún éramos tus enemigos, Jesús dio su vida por nosotros. Jesús, gracias por soportar tanta dificultad y odio. Gracias por hacerlo en nuestro lugar. Ayúdame a no responder al odio con odio. Ayúdame a vencer el mal con el bien. Dame la gracia y la fuerza para amar a los que son diferentes a mí. Recuérdame en esos momentos cómo me amabas cuando estaba lejos de ti. En el nombre de Jesús, amén