DÍA 36 - JESÚS ORA PARA SER GLORIFICADO

LECTURA: Juan 17:1-5

ENSEÑANZA

Estos cinco versículos son el inicio de la oración más larga de Jesús anotada en los evangelios. A veces se llama la oración de despedida porque Jesús está pensando claramente en el fin de su vida terrenal. Jesús está a pocas horas de los momentos más oscuros de su vida y no se centra en su dolor, sino en su Padre y en el trabajo que le fue encomendado. En este pasaje, aprendemos tres cosas sorprendentes sobre Jesús.

1) El enfoque principal de Jesús era glorificar al Padre. Él lo hizo «completando la obra» que se le dio. Para completarla, fue necesario que Jesús fuera crucificado. A esto se refería Él cuando oró, «Glorifica a tu Hijo.» No había gloria sin la cruz. Esta verdad se aplica también para ti y para mí. No puedes experimentar la bondad y la gloria de Dios, si no estás dispuesto a abrazar la cruz, ambas: la de Jesús y la tuya.

2) Jesús provee vida eterna. El camino para conocer la vida eterna es conocer a Dios y el camino para conocer a Dios es a través de conocer a Jesús. El Hijo vino para revelarnos al Padre, todo lo verdadero de la naturaleza de Jesús refleja perfectamente la naturaleza de Dios, el Padre. Y al conocer y creer en Jesús (no sólo en nuestra mente, sino también en nuestro corazón), podemos tener con seguridad la vida eterna.

3) Jesús es eterno. En el versículo 5, Jesús habla sobre «la gloria que compartíamos antes de que comenzara el mundo» La Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) siempre ha existido. Dios no tiene principio ni fin. Esto significa que podemos confiar en su sabiduría, Jesús antes de todo y Jesús por encima de todo.

Preguntas para meditar

NIÑOS:

· Según este pasaje, ¿Cuál era el enfoque principal de Jesús?

· ¿Qué nos da Jesús, que nadie más puede darnos?

· ¿Qué significa que Jesús es eterno?

ORACIÓN

Dios, gracias por Jesús. Jesús, gracias por venir a glorificar al Padre y gracias por terminar la obra que se te encomendó. Gracias, porque tu obra, es suficiente para mí. Ayúdame a vivir una vida que te glorifique, una vida para ti y no para mí mismo. Jesús, gracias porque puedo tener vida eterna en Ti. Enséñame a

buscar la esperanza en Ti y no en otras cosas. Espíritu Santo, enséñame a orar como lo hizo Jesús, oraciones que no sean egoístas o breves, sino que te honren y glorifiquen. En el nombre de Jesús, amén.