Devocionales Para Jóvenes

DÍA 2 - JESÚS ES EL CORDERO

 

LECTURA: Juan 1:1-14

ENSEÑANZA

En este pasaje, nos encontramos con otro Juan. Este no es el Juan que escribió este libro. Este es Juan el Bautista: era primo de Jesús. Y Dios le dio a Juan el Bautista un trabajo muy especial.

Juan fue antes de Jesús para decirles a todos que Jesús vendría: él preparó el camino para Jesús. Juan el Bautista llamó a Jesús "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Ese es un apodo bastante extraño. ¿Qué significa eso?

Cuando Juan llamó a Jesús "el Cordero de Dios", sus oyentes habrían sabido lo que significaba. En el Antiguo Testamento (que es la primera mitad de la Biblia), el pueblo de Dios necesitaba una forma de ser perdonado de sus pecados. Quizás te estés preguntando, "¿Qué es el pecado?" El pecado es amar algo más que a Jesús, y ellos pecaron mucho. ¡Y nosotros también!

Dios quiere que estemos con él, pero el pecado nos separa de Dios, ¡esto es un gran problema! Aquí están las buenas noticias: Dios hizo un camino para que nuestros pecados sean perdonados. En los tiempos del Antiguo Testamento, el pueblo de Dios sacrificaba animales, como corderos. Ese sacrificio los haría justo ante Dios, por un tiempo. Entonces pecarían nuevamente y tendrían que hacer más sacrificios.

Pero Jesús vino como el Cordero de Dios para ofrecer el sacrificio final y perfecto, de una vez por todas. Su muerte nos da vida y su sacrificio es el único que necesitamos. Por eso Juan el Bautista dijo que Jesús era "mucho más grande" que él mismo. Porque Jesús vino a hacer por Juan, y por ti y por mí, lo que no podríamos hacer por nosotros mismos. Él vino para quitar nuestros pecados. Nuestra respuesta correcta es depositar nuestra confianza y esperanza en Jesús, el Cordero de Dios.

Preguntas para Meditar

ADOLESCENTES:

• ¿Qué es el pecado? ¿Cuál es el problema con el pecado?

• ¿Cómo fueron perdonadas las personas en el AT de su pecado?

• ¿Cómo podemos tú y yo ser perdonados de nuestros pecados?

• ¿Qué significa confiar y esperar en Jesús, el Cordero de Dios?

ORACIÓN

Dios, gracias por enviar a Jesús, el Cordero de Dios. Gracias porque Jesús vivió la vida que yo no pude vivir, murió la muerte que yo no pude morir, e hizo ambas cosas en mi lugar. Gracias porque el Cordero de Dios vive ahora para siempre y por eso tengo la esperanza de la vida eterna contigo. Ayúdame a confiar en lo que hizo Jesús para poder amarlo más que cualquier otra cosa en mi vida. En el nombre de Jesús, amén.

PRÓXIMO NIVEL (ENSEÑANZA OPCIONAL ADICIONAL)

En este pasaje, vemos a la Trinidad en acción: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. Tómese un tiempo para leer el pasaje e identificar dónde está trabajando cada miembro de la divinidad.

En este pasaje, Jesús es bautizado en agua. Lea Mateo 3: 13-17 para obtener otro relato del bautismo en agua y observe lo que Dios el Padre dice acerca de Dios el Jesús. ¿Por qué crees que Jesús necesitaba escuchar eso? ¿Por qué necesitamos escuchar eso? ¿Cómo podemos recordarnos esa verdad todos los días?