Devocionales Para Jóvenes

DÍA 7 - JESÚS ES EL AGUA VIVA

 

LECTURA:     Juan 4:4-14

ENSEÑANZA:

En esta historia, encontramos a Jesús teniendo una conversación sorprendente con una mujer samaritana. Es sorprendente porque Jesús era judío y esta mujer era samaritana. El pueblo judío y los samaritanos compartieron una historia desagradable de racismo, odio y violencia entre ellos. Una persona judía nunca se acercaría a un samaritano en busca de ayuda o de una conversación. Pero Jesús amaba a esta mujer. ¡Jesús ama a todas las personas independientemente de su género, raza, quiénes son o qué han hecho! Se deleita en sorprendernos con su amor.

La respuesta de la mujer a Jesús revela su confusión: "¿Por qué me estás hablando? ¿Y por qué me pides que haga algo por ti? Jesús continúa sorprendiéndola al hablar de un agua que saciará su sed para siempre. Ella está hablando de agua natural, pero Jesús está hablando de agua sobrenatural – agua viva. ¡Jesús es el agua viva!

Cuando tengo sed, bebo agua y me sacia la sed. Usted y yo necesitamos agua para vivir; El agua nos da fuerza y satisfacción. Pero hay un problema – siempre tenemos sed otra vez. Jesús vino para satisfacer la sed de nuestras almas de una vez y por todas. Tenemos "sed" de significado y propósito. Tenemos "sed" de aceptación y amor. Y necesitamos a alguien más grande que un héroe del AT como Jacob para satisfacer nuestras almas resecas. Jacob fue un ejemplo de qué hacer y qué no hacer. Pero Jesús no fue sólo nuestro ejemplo, fue nuestro sustituto. Él vivió la vida que deberías haber vivido y murió la muerte que deberías haber muerto para que tu alma pueda encontrar la salvación y la satisfacción en una relación con Dios. ¡Jesús es el agua viva que nos da vida eterna!

Preguntas para Meditar

ADOLESCENTES:

• ¿Qué significa que Jesús es el agua viva?

• ¿Cuáles son algunas formas en que las personas intentan satisfacer la sed en sus almas?

• ¿Qué hizo Jesús y cómo nos da eso vida eterna?

  

ORACIÓN:

Dios, gracias por enviar a Jesús, el agua viva, para satisfacer mi alma sedienta. Perdóname cuando recurro a otras cosas u otras personas para encontrar esa satisfacción. Ayúdame a ver y creer que sólo tú puedes realmente satisfacer. Quiero conocer a Jesús y experimentar su bondad. Creo que él es todo lo que mi corazón y mi alma están buscando. Gracias porque tu Espíritu me ayudará a saber y experimentar esto. En el nombre de Jesús, amén.

PRÓXIMO NIVEL (ENSEÑANZA OPCIONAL ADICIONAL):

Esta metáfora de la sed no se introduce en esta historia. El pueblo judío habría estado bien familiarizado con el lenguaje de la sed y el agua. El profeta Jeremías escribió: “Porque mi pueblo ha hecho dos cosas malas: me han abandonado, la fuente de agua viva. ¡Y han cavado para sí cisternas rotas que no pueden contener agua en absoluto! (Jeremías. 2:13 NTV) La verdad poderosa aquí es esta: si no bebemos del agua viva, buscaremos fuentes de agua menores. El profeta Jeremías señala lo absurdo de recurrir a otras cosas al compararlas con "cisternas agrietadas", totalmente inútiles y vacías. Que Dios nos muestre lo absurdo de recurrir a otras cosas por lo que sólo se puede encontrar en él.