DÍA 28 - LAS ACCIONES de JESÚS

LECTURA: Juan 13:31-37

ENSEÑANZA:

En este pasaje de la Escritura, aprendemos tres cosas notables acerca de Jesús. Lo primero que aprendemos es que Jesús entendió el momento del plan de redención de Dios y sabía lo que le costaría. En el evangelio de Juan, cada vez que Jesús hablaba de "el tiempo" para "su gloria", estaba hablando de la cruz. Jesús no fue una víctima involuntaria en este plan, estaba dispuesto a dar su vida para que pudiéramos recibir la vida real.

Lo segundo que aprendemos en este pasaje es que Jesús también sabía que sus seguidores serían fundamentales en el plan contra él. Pedro fue uno de los tres seguidores y amigos más cercanos de Jesús. Pero Jesús sabía que Pedro lo negaría (padres, quizás necesites explicar la palabra "negar") en cuestión de horas. Lo sorprendente es que Jesús todavía amaba a

Pedro (quien lo negaría), Judas (quien lo traicionaría) y todos los demás discípulos (la mayoría lo abandonarían), ¡hasta el punto de lavarse los pies momentos antes!

Por último, aprendemos que Jesús sabía por qué debía ir a la cruz. Dio a sus seguidores la orden de amarse y les dio un ejemplo de amarse. Pero él sabía que no sólo necesitaban nuevos órdenes. Necesitaban nuevos corazones. No podemos obedecer los mandamientos de Dios a menos que Él nos dé nuevos corazones, nuevos deseos. Cuando creemos en la obra de Jesús en la cruz, nuestros corazones se vuelven justos delante de Dios. Y cuando "vemos" el trabajo de Jesús en la cruz, nuestros corazones se derriten y se mueven para amar y servir a Dios y a los demás.

Preguntas Para Meditar:

ADOLESCENTES:

• Jesús amaba y servía a sus discípulos aun sabiendo que lo lastimarían. ¿Qué te enseña eso sobre su naturaleza?

• ¿Por qué necesitamos nuevos corazones y no sólo nuevos comandos?

ORACIÓN:

Dios, gracias porque Jesús estaba dispuesto a dar su vida por mí. No fue atrapado o engañado para hacerlo: conocía el plan y lo honró y glorificó al ir obedientemente a la cruz. Ayúdame a creer que lo que Jesús hizo con su vida, muerte y resurrección es todo lo que necesito. Ayúdame a confiar en su trabajo y atesorarlo por encima de todas las demás cosas. Espíritu Santo, ayúdame a ver, a experimentar, la bondad de Jesús. Ayúdame a amar y servir a los demás, independientemente de cómo me traten. En el nombre de Jesús, amén.

PRÓXIMO NIVEL (ENSEÑANZA ADICIONAL):

No vale nada que Jesús dijera que nuestro amor mutuo demostraría al mundo que somos sus seguidores. Es fácil pensar que nuestros estándares morales, convicciones políticas o preferencias religiosas son las marcas clave de identificación. Pero la evidencia real es nuestro amor mutuo, incluso si no compartimos los mismos estándares, convicciones o preferencias.