DÍA 35 - JESÚS PROMETE GOZO

LECTURA: Juan 16:20-24, 33 

ENSEÑANZA: 

Los amigos de Jesús iban a tener sus corazones quebrantados y sus sueños aruinados, y Jesús lo sabía. Jesús sabía que se acercaba el momento de ir a la cruz y sabía que sus amigos "llorarían y llorarían". Pero también sabía que la historia no terminaría allí: Jesús promete alegría. En este pasaje, Jesús nos enseña tres cosas muy importantes sobre el verdadero gozo. 

1) El verdadero gozo no significa que nunca tendremos dolor. Jesús conecta un gran dolor y una gran alegría al usar el ejemplo del nacimiento. El dolor de dar a luz es necesario para la alegría de un nuevo bebé. No puedes tener uno sin el otro. Jesús no lo endulzó para sus seguidores: "En la tierra tendrás muchas pruebas y penas". Vivir en un mundo trastornado con personas quebrantadas significa que el dolor de todo tipo es inevitable y constante. Pero el gran gozo a menudo proviene del mayor dolor. 

2) El verdadero gozo no se te puede quitar. Jesús sabía que sus amigos perderían su gozo cuando él muriera en la cruz, pero también sabía que encontrarían una nuevo gozo cuando vieran al Jesús resucitado. La vida abundante, tanto aquí en la tierra como algún día en el cielo, es un gozo que el mundo no nos dio y es un gozo que el mundo no nos puede quitar. 

3) El verdadero gozo no se puede encontrar aparte de Jesús. Jesús les dijo a sus amigos que les daría gozo y que tendrían paz en él. El gozo y la paz son la naturaleza misma de Jesús. Él no nos está dando simplemente esas cosas; Él nos está dando a sí mismo! No podemos tener paz o gozo sin Jesús. ¡Sólo Jesús es nuestra fuente fiel y constante de gozo! 

Preguntas Para Meditar: 

ADOLESCENTES: 

• ¿Cómo explicarías la relación entre dolor y gozo? 

• Hay una gozo que el mundo no nos dio y no nos puede quitar. ¿Qué es ese gozo? 

• ¿Qué tipos de "gozo" puede darte y quitarte el mundo? 

ORACIÓN: 

Dios, gracias porque nos das verdadero gozo. Gracias porque nuestro gozo no se encuentra en este mundo, en nuestras posesiones, nuestros logros o incluso nuestras relaciones. Esas cosas son todos regalos tuyos, pero no están destinadas a ocupar tu lugar. Sólo tú puedes ser nuestra fuente segura de gozo. Ayúdame a alegrarme contigo sin importar lo que esté sucediendo a mi alrededor. Jesús, gracias por soportar el dolor de la cruz para que puedas traernos el gozo de la salvación. Ayúdame a vivir en ese gozo. En el nombre de Jesús, amén. 

PRÓXIMO NIVEL (ENSEÑANZA ADICIONAL): 

¿Está Jesús prometiendo darnos algo que pedimos en los versículos 23 y 24? No. En este contexto inmediato, Jesús está hablando de paz y gozo y esas son cosas que Dios nos dará si se lo pedimos. Jesús también pone un calificador: tenemos que preguntar en su nombre. Esto significa que nos acercamos a Dios no en base a nuestro desempeño, sino en base al desempeño de Jesús en nuestro lugar. También significa que le pedimos de acuerdo a su voluntad y de acuerdo con su naturaleza y corazón. Esta no es una invitación gratuita para sacar provecho de nuestra relación con Dios. Esta es una invitación para llevar peticiones piadosas en oración a un Dios fiel.