Salud-Mental-en-Tiempos-Estresantes

Publicado en Liderazgo de la iglesia

Estos son tiempos de ansiedad. En medio de una pandemia global, el distanciamiento social, las órdenes de quedarse en casa, la incertidumbre económica y los problemas de salud son fuentes de estrés tanto para los laicos como para los ministros. ¿Qué puedes hacer para mantenerte mentalmente saludable para que puedas ser lo mejor para el Señor y las personas a las que sirves? Aquí hay siete hábitos a tener en cuenta. 

1. Limite el tiempo de los medios de comunicación. 


El mundo cambia diariamente, y es importante que los líderes se mantengan informados sobre los últimos eventos, avisos de salud y mandatos gubernamentales. También puede estar siguiendo las publicaciones de amigos y colegas en las redes sociales. Sin embargo, los expertos sugieren establecer límites a dicha exposición.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., Es aconsejable "tomar descansos para mirar, leer o escuchar noticias [relacionadas con la pandemia], incluidas las redes sociales".

Obsesionarse con estos problemas solo aumentará su ansiedad y hará que sea más difícil tomar medidas en una dirección positiva. Establezca algunos límites saludables que le permitirán mantenerse al día sin sentirse abrumado. Renueve su mente meditando en la Palabra de Dios a lo largo del día (Salmo 23: 4; Isaías 26: 3; Romanos 12: 2; Filipenses 4: 7–8). 

¿Qué puedes hacer para mantenerte mentalmente saludable para que puedas ser lo mejor para el Señor y las personas a las que sirves?

2. Mantente activo. 

Es posible que no pueda usar su membresía de gimnasio en este momento, pero la actividad física no es menos importante. El ejercicio puede ayudar a prevenir y mejorar una serie de problemas de salud importantes, desde diabetes hasta artritis. También libera endorfinas que alivian la ansiedad y la depresión, según la Clínica Mayo.

Salga a caminar al aire libre con su familia. Ir a dar un paseo en bicicleta. Si está atrapado en el interior bajo cuarentena, tal vez podría arrastrar ese viejo equipo de ejercicio o hacer algunas flexiones. (Busque el consejo de un médico sobre qué tipo de ejercicio es el adecuado para usted, especialmente si está manejando una enfermedad o está comenzando un nuevo régimen). 

3. Haz buenas elecciones de comida. 

Con Spam y Oreos volando de los estantes de los supermercados y los restaurantes intensificando los servicios de entrega, puede ser fácil caer en hábitos alimenticios poco saludables. Es natural recurrir a alimentos reconfortantes durante un momento de crisis, pero esas opciones pueden no ser las mejores para la salud a largo plazo.

Según un informe de los Wellness Councils of America, el consumo de azúcar refinada, sodio y alimentos procesados en realidad puede aumentar la ansiedad. Por otro lado, comer alimentos integrales ricos en nutrientes y ricos en fibra aumenta la salud inmunológica y reduce el estrés.

Con la familia junta en casa, tal vez podría turnarse para planificar y cocinar comidas saludables. Incluso puede lograr que todos participen en la plantación de un huerto para disfrutar durante los próximos meses.

No olvides mantenerte hidratado también. En tiempos de interrupción de rutina, puede ser fácil pasar por alto incluso las necesidades más básicas, como el agua potable. 

4. Descansa Incluso en tiempos de paz, 


El descanso rara vez es fácil para los pastores. Pero cuando su congregación y su comunidad están sufriendo, siente un fuerte deseo de hacer todo lo posible para atender sus necesidades. Agregue a eso las demandas de alterar la forma en que presta servicios, cambiando las rutinas familiares y una serie de otras preocupaciones, y puede ser difícil encontrar un momento para recuperar el aliento.

Sin embargo, es vital que tome tiempo para descansar. Los CDC enfatizan la importancia de dormir lo suficiente y participar en actividades relajantes y agradables para controlar el estrés y mantenerse saludable física y emocionalmente. 

5. Ríete 

Puede parecer extraño pensar en reír durante un momento de crisis global, pero hay evidencia médica que respalda los beneficios de mantener el sentido del humor.

Según la Clínica Mayo, la risa puede aumentar el flujo de oxígeno, aliviar la tensión, reducir el estrés, estimular el sistema inmunológico e incluso aliviar el dolor. Así que mira una vieja comedia con tu familia, comparte algunos chistes cursis y aprovecha al máximo los momentos humorísticos de tu día. 

6. Mantener relaciones. 


Conectarse con otros es una parte importante de mantenerse mentalmente saludable, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Puede tomar un poco de creatividad en un momento de distanciamiento social, pero encuentre una manera de mantener las relaciones en su vida. Chatee por video con su mentor o aprendiz, llame a otros ministros y escriba algunas cartas anticuadas a amigos y familiares.

Asegúrese de sacar tiempo para los miembros de su hogar. Tal vez tenga niños pequeños de la escuela, un cónyuge que trabaja desde casa o estudiantes que se mudaron de regreso. Tomen estos momentos juntos. Cree recuerdos, mantenga conversaciones significativas, apóyese y socialice con comidas familiares, oración y piedad. 

7. Acércate a Dios.

Lo más importante, invierta en su relación con Dios. La investigación ha demostrado los beneficios para la salud de la religión. Por supuesto, no necesita un estudio para reconocer su necesidad de Dios.

En los buenos y malos momentos, necesitamos su pre-ajuste. En los buenos y malos momentos, necesitamos su presencia, provisión, protección y poder. Necesitamos su sabiduría, guía y perspicacia a medida que respondemos a las personas que sufren. Necesitamos el empoderamiento del Espíritu Santo para alcanzar nuestro mundo con el mensaje vivificante de Jesucristo.

Santiago 4: 8 dice: "Acércate a Dios y él se acercará a ti". No dejes que el ajetreo del día se entrometa en tu tiempo con Él. Pon una reunión con Dios en tu horario diario. Silencia tu teléfono. Llamale a él. Adorarlo. Pase tiempo en su Palabra.

 

Traducido por Pastora Martis Cabral

Copiar