El líder hambriento

 

Evaluación: ¿Cómo puede un líder fomentar un profundo hambre por la justicia?

 

Perspectivas e ideas

 

Aveces los líderes experimentan tentaciones que exigen un compromiso de integridad. Estos momentos decisivos no son fáciles y, a veces, tienen un alto precio. En la próxi- ma bienaventuranza, Jesús dijo: «Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados» (Mateo 5: 6).

 

Dios quiere derramar más de su justicia en nuestra vida. Pero Él está buscando a quienes tienen hambre de su presencia, aquellos que lo buscan de todo corazón.

 

La pregunta con la que tienes que luchar es, ¿cuánta hambre tengo? ¿Cuán hambriento estás por la justicia, la presencia, la gracia y la paz de Dios? ¿Solo quieres probarlo o real- mente tienes hambre de lo que Dios te proporcionar? Hay tres cualidades de los líderes espiritualmente hambrientos:

 

1. Los líderes hambrientos tienen una prioridad sin complejos. ¿Cuál es la prioridad de los líderes hambrientos? ¡Buscar de Dios! Estos líderes tienen hambre y sed de justicia y no se disculpan por lo que más importa. Nada distrae, descarrila o disminuye esa prio- ridad y la búsqueda de verla plenamente realizada.

 

2. Los líderes hambrientos tienen un fervor inquebrantable. Los líderes hambrientos no están satisfechos con una pequeña muestra de lo que Dios tiene para ofrecer. Los líderes hambrientos tienen un fervor por el Señor profundo, determinado, inquebrant- able y que consume. El hambre los impulsa a perseguir su mayor prioridad de todo corazón.

 

3. Los líderes hambrientos tienen una persistencia implacable. Los líderes hambrientos siguen llegando a la mesa de la justicia a buscar más de Dios.

 

¿Eres un líder hambriento? ¿Es tu prioridad conocer y buscar al Señor junto con la pasión y la persistencia? Dios bendice a los que tienen hambre y sed de su justicia.

 

Reflexión y debate

 

1. Reflexiona sobre un momento en que perdiste el deseo de tener hambre y sed de Dios. ¿Cómo reavivaste esa pasión?

2. ¿Cuáles son las mayores distracciones que enfrentas para mantener viva tu pasión por el Señor?

3. ¿Cómo crees que Dios bendice a los que tienen hambre y sed de justicia?

 

Aplicación

 

En una escala del 1 al 10, ¿cómo calificarías tu hambre de justicia en este momento? ¿Cómo sería para ti alimentar esa hambre y aumentar tu apetito por el Señor? ¿Qué paso darás para aumentar tu hambre esta semana?

 

A

«Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados» (Mateo 5: 6).

 

Dios quiere derramar más de su justicia en nuestra vida. Pero Él está buscando a quienes tienen hambre de su presencia, aquellos que lo buscan de todo corazón.

 

Hay tres cualidades de los líderes espiritualmente hambrientos:

 

1. Los líderes hambrientos tienen una sin complejos.
¿Cuál es la prioridad de los líderes hambrientos? ¡Buscar de Dios! Estos líderes tienen hambre y sed de justicia y no se disculpan por lo que más importa. Nada distrae, descarrila o disminuye esa prioridad y la búsqueda de verla plenamente realizada.

 

2. Los líderes hambrientos tienen un inquebrantable.
Los líderes hambrientos no están satisfechos con una pequeña muestra de lo que Dios tiene para ofrecer. Los líderes hambrientos tienen un fervor por el Señor profundo, determinado, inquebrantable y que consume. El hambre los impulsa a perseguir su mayor prioridad de todo corazón.

 

3. Los líderes hambrientos tienen una implacable.
Los líderes hambrientos siguen llegando a la mesa de la justicia a buscar más de Dios.

 

 

Aplicación

 

En una escala del 1 al 10, ¿cómo calificarías tu hambre de justicia en este momento? ¿Cómo sería para ti alimentar esa hambre y aumentar tu apetito por el Señor? ¿Qué paso darás para aumentar tu hambre esta semana?